NOTICIAS /
Con la lectura de este libro reviven en la memoria de cada lector nombres, títulos y detalles de la filmografía común y compartida de ambos países que el paso del tiempo había solapado. Se descubren datos y anécdotas sorprendentes y, sobre todo, se invita a revisar de nuevo todas aquellas películas que han construido una de las tradiciones internacionales de coproducción artística más fructíferas en el ancho mundo de la gran pantalla.

DESCARGAR EL LIBRO IMÁGENES COMPARTIDAS | CINE ARGENTINO-CINE ESPAÑOL


La publicación fue presentada en el marco del 26º FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE EN MAR DEL PLATA en noviembre de 2011.
La presentación en Buenos Aires será el 14 de diciembre en la Cancillería española, para profesionales invitados.
El cine es arte, entretenimiento e industria y todos estos elementos están analizados de manera cuidadosa en el contenido del proyecto Imágenes Compartidas, que en su conjunto constituye un encomiable aporte de valor científico para el estudio de las intensas relaciones cinematográficas que han existido y existen entre España y Argentina.
Con la lectura de este libro reviven en la memoria de cada lector nombres, títulos y detalles de la filmografía común y compartida de ambos países que el paso del tiempo había solapado. Se descubren datos y anécdotas sorprendentes y, sobre todo, se invita a revisar de nuevo todas aquellas películas que han construido, desde la década de los 30 hasta hoy en día, una de las tradiciones internacionales de coproducción artística más fructíferas en el ancho mundo de la gran pantalla.
El cine es un sello de época, un formador de pensamiento que ha permitido a argentinos y españoles visualizar de un modo más nítido los componentes de una misma identidad que los une y los vincula como partes integrantes de un todo unitario en el que la cultura ha sido desde siempre el elemento aglutinador.
Imágenes Compartidas es el resultado de un largo camino recorrido de manera conjunta en el qué al volver la vista atrás se pueden reconocer centenares de huellas impresas en cinta de celuloide. Esta vez la magia del cine, contradiciendo a Machado, ha hecho posible que las huellas del camino sí puedan volver a pisarse. Una satisfacción compartida que se reafirma y se festeja al comprobar que a través del visor de una cámara la distancia que separa a las dos orillas del Atlántico es cada vez más y más pequeña.
No Maten Al Mono Remolino