Embajada de España en Argentina, aecid, Cooperacn Española Cultura/Buenos Aires

Evel Knievel contra Macbeth na terra do finado Humberto

Rodrigo García en el Teatro Nacional Cervantes

Fecha

24, 25 y 26 de agosto

Evel Knievel contra Macbeth na terra do finado Humberto

Para esta nueva creación, Rodrigo García vuelve a destacarse por el cruce de diferentes vectores artísticos puestos al servicio de una experiencia escénica. Autor y director, creador de sus propias escenografías, el director del Centro Dramático Nacional de Montpellier propone en sus diferentes proyectos un lenguaje artístico eminentemente personal que elabora a medida de sus palabras, de referencias plásticas, cinematográficas o pictóricas cruzadas, o aun de un trabajo de video o musical original. En la elaboración de EvelKnievel contra Macbeth, Rodrigo García colabora con Eva Papamargariti, artista visual griega instalada en Londres, cuyas creaciones gráficas vendrán realmente a vestir varias de las figuras puestas en escena por el autor hispano-argentino. Las visuales creadas por Eva Papamargariti serán literalmente integrados a accesorios y vestuarios imaginados por el director, llegando a ser proyectados con técnicas de videomapping sobre cuerpos vivos transformados por momentos en estatuas de imaginería contemporánea… La parte musical y sonora será creada en colaboración con Daniel Romero (aka .tape.), director de Mèq, laboratorio de creación digital instalado en el corazón de hTh, CDN de Montpellier. Por otro lado, Rodrigo García continúa una colaboración de larga data con el videasta español Ramón Diago, quien ha producido varios montajes de video para el espectáculo. También ha trabajado para ello con el director de ficción y documentales David Rodríguez Muñiz, guionista y director de fotografía del colectivo DroppedFrames; juntos, han grabado algunas escenas en Brasil, en Salvador de Bahía con un equipo local. Cabe señalar asimismo, acerca del acompañamiento artístico de este espectáculo, el rol de Serge Monségu en sonido y el de Marie Delphin, creadora de vestuario, miembro permanente del equipo del CDN.

Finalmente, como para su obra 4, Rodrigo García ha llamado a Sylvie Mélis para la creación de las luces de Evel Knievel contra Macbeth. Ella es artista plástica y creadora de luces y vive en Bruselas. Desarrolla diferentes investigaciones y prácticas transdisciplinarias utilizando varios medios como el sonido, el color, el video y el dibujo.

 

Rodrigo García
Rodrigo García, dramaturgo, director, escenógrafo, nació en 1964 en Buenos Aires. Se va de Argentina en 1986 y se instala en Madrid, donde funda La Carnicería Teatro en 1989, compañía con la que hace muchas puestas experimentales, como Acera derecha en 1989, Los tres cerditos en 1993 o El dinero en 1996.

Buscando constantemente sobrepasar las formas del teatro tradicional, mantiene una relación a la escena más cercana a las artes plásticas y a la poesía que a la dramaturgia clásica. Su proceso se asienta sobre un descentramiento del texto en beneficio de una poética global de la escena, donde el trabajo de ensayo con sus actores, las imágenes, la luz, la música y el texto son materiales capaces de responderse, completarse y llevar la creación. Su escritura, a la vez literaria y escénica, observa el mundo con una agudeza singular para revelar sus fisuras, sus lugares comunes y su belleza, y transformarse así en nuestra realidad. La desacralización que opera sobre los elementos de la escena y sobre el texto participan de su voluntad manifiesta de quitar al teatro su solemnidad y de forjar una poesía propia a cada obra. Desde los años 2000, sus obras que expresan una denuncia explícita de las rarezas de nuestras sociedades occidentales reciben rápidamente un reconocimiento internacional. Entre ellas, Aftersun (2000), Compré una pala en IKEA para cavar mi tumba (2002), La historia de Ronald el payaso de McDonalds (2002), Jardinería humana (2003) o Agamenón (2004). Con Arrojad mis cenizas sobre Mickey, (2006) Muerte y reencarnación en un cowboy (2009) o Daisy (2013), Rodrigo García empieza una exploración más personal y en muchos casos más abstracta del mundo, del que ofrece metáforas desconcertantes y lúcidas. Enfrenta al público a sus propios misterios, a sus miedos o a sus fantasmas, no sin provocar algunas polémicas, como con Accidens (2005) y Golgotha picnic (2011).

En 2009, la UNESCO le otorga el XI Premio Europa para el Teatro. En 2014, es programador asociado del Malta Festival en Polonia. El 1ero de enero de 2014, es nombrado director del Centro Dramático Nacional de Montpellier. Encarando su mandato de la misma manera que una puesta, le cambia el nombre a HumaintropHumain. Lo convierte en un lugar de creación abierto a la performance, a la danza y la música y a las artes plásticas, dotado de un departamento de artes digitales.